¨Yo tengo otros datos¨ - Revocación de mandato: una salida digna
La basura: lo mismo de siempre.

En opinión de Carlos. A Galicia Pineda

¨Yo tengo otros datos¨ - Revocación de mandato: una salida digna<br>La basura: lo mismo de siempre.

La revocación de mandato es una llave para abrir la puerta de salida a un representante popular. Es a través del voto que los ciudadanos determinan que ya no están de acuerdo con continuar con un ciudadano que fue electo, y que ya no satisface los requerimientos de la población.

 Es una propuesta del mismo AMLO- Presidente, quien se sometió a este mecanismo para que la población determine si continua o deja el cargo. El problema es que no todos los representantes populares están de acuerdo con esta medida.

Un grupo de abogados Morelenses solicitaron al Congreso del Estado que activen tal recurso para que los ciudadanos tengan esa alternativa de solución. Y la verdad, no es una idea descabellada, tienen razón. Porque la elección de un representante popular no debe ser un “cheque en blanco “. Sino que debe ser una oportunidad que se otorga a un ciudadano de desempeñar el papel de gobernante.

  Los mismos que lo eligieron; son los mismos que le piden a través del voto, que dejen el cargo. 

Y es que en el Estado de Morelos cada vez se tensa más la situación. Se han incrementado a cualquiera hora los homicidios, los robos. No existe un crecimiento económico; es inexistente el desarrollo tanto urbano, económico, de infraestructura, incluso no existe un desarrollo político. El incremento de partidos políticos habría que considerar si es un beneficio o perjuicio para la entidad.

 A veces es mejor decir no puedo… no sé… no me siento capaz de continuar. Y dejar el cargo.  Este tipo de decisiones son más bien en beneficio de los demás, no tanto, para uno mismo. Pero hay que tener valor y sobretodo hacer un acto de consciencia.

Gobernar no es una sucesión de actos de buena voluntad, o de propósitos de contenido moral. Es una actividad co-gita, en el que se tiene que pensar cuales son las decisiones más óptimas y adecuadas para lograr un bienestar social, no solamente pensar en la solución de los problemas. Los problemas están siempre presentes y tendrán que solucionarse, pero el propósito fundamental de la política es el bienestar de una colectividad. Y en estos momentos, a dos años de gobierno no se ha visto nada. las políticas públicas que se han empleado no garantiza un desarrollo ni un crecimiento en beneficio de la población… es mejor activar la revocación de mandato.

Oportunas:

1.- La basura en Cuernavaca es un problema latente que no se ha querido resolver, o tal vez no se puede resolver. Por los intereses enraizados que prevalece en la comuna. El inconveniente de tal situación es que lacera seriamente el bienestar y salud de la población de Cuernavaca. Porque si bien he cierto los habitantes pagan sus impuestos esperan que el servicio sea óptimo y de calidad. Sin embargo, se observa cada vez más un detrimento en la prestación de dicho servicio. Se encuentra basura en las áreas verdes, en los postes de luz, en las esquinas, en los árboles, en las banquetas… en fin, donde quiera que usted camina por la ciudad la basura lo acompaña. De poco ha servido que cada tres años se presentan candidatos enarbolando la causa, comprometiéndose a ponerle solución. Una vez que llegan al poder se olvidan y establecen negociaciones con quienes controlan el servicio de basura en el ayuntamiento.

En este momento, es tiempo de reflexionar cuál de los candidatos y partido político se le puede creer que va a cambiar tal situación para otorgarle el voto, o quizás todo siga igual.  ¿Seguiremos viendo una ciudad sucia, con un desarrollo urbano mediocre y con una constante deforestación de las ínfimas áreas verdes? Mientras que los nuevos políticos que llegan al poder incrementan su fortuna.

2.-  Los policías de tránsito además de elaborar infracciones a los ciudadanos, ¿qué otra actividad debería realizar? Se supone que están para dirigir, supervisar el tránsito vehicular, resguardar el orden vial, orientar al ciudadano a conducir su auto con precaución y respetando los señalamientos. Y digo se supone. Cuando en la práctica hemos visto que muchas veces son ellos los principales guardianes del desorden, los que quebrantan disposiciones, por ejemplo, ellos no respetan los semáforos, se pasan los altos.  Estacionan sus patrullas tanto moto como vehículo en lugares prohibidos, incluso en curvas. ¿Y entonces, para qué están, aparte de infraccionar?