Serpientes y escaleras / Manuel y Marisela
Eolo Pacheco   
Martes, 26 de Julio de 2011 23:31

El alcalde de Cuernavaca y la ex dirigente del PRI se volvieron a reunir . No es la primera vez que lo hacen y seguramente no será la última. Los priístas intentan pactar y mandan un mensaje a sus adversarios. La unión de Manuel y Marisela, si se concreta, puede ser un trabuco para sus adversarios. Los odios unen.

 

 

Manuel Martínez está buscando acuerdos políticos. La entrevista que sostuvo con Marisela Sánchez Cortés apunta a ello y el haberse reunido de manera pública frente a los medios de comunicación no es casual. El alcalde sabe que Amado Orihuela ya pactó con Francisco Moreno y entiende que para ganar la candidatura del PRI requiere hacer acuerdos políticos. El punto de unión entre Marisela y Manuel, a pesar de sus claras diferencias, es la animadversión a Amado Orihuela.

 

Muchas cosas pueden interpretarse de la reunión que al inicio de esta semana sostuvieron dos de los tres políticos con más estructura en el PRI. Lo menos que puede decirse es que se trata de un intento de llegar a acuerdos, pero ello incluye un trabajo conjunto para sacar adelante sus intereses y para cerrarle paso al dirigente estatal del PRI.

 

Es claro que ni Marisela ni Manuel se tienen confianza y es obvio que los intereses de ambos se contraponen en muchos puntos. Reiteradamente estos dos personajes han intentado llegar a acuerdos (el último cuando se compitió por la dirigencia estatal del PRI) y en todos los casos las cosas han terminado mal. La gente de Marisela dice que Manuel no tiene palabra y no cumple acuerdos y la de Manuel dice lo mismo de Marisela.

 

¿Por qué entonces volver a reunirse? ¿Por qué buscar acuerdos en un espacio en donde no existe confianza mutua ni hay elementos personales que justifiquen una alianza? Por política. Por intereses electorales. Por conveniencia de ambos. Porque se necesitan.

 

Al grupo de Marisela Sánchez le quedó claro que cuando sus rivales (que son muchos) se unieron en su contra no les fue posible competir y fueron aplastados. Las justificaciones propias que se dan, presumiendo que los votos de ellos son reales y los de sus adversarios son producto de la manipulación y compra de voluntades sirve en el discurso, pero no borra la realidad. Marisela, Manuel y Amado saben cómo se compite en el PRI y entienden que lo único que no se vale es llorar. Las prácticas que los enemigos de Marisela utilizaron en su contra fueron las mismas que ellos utilizaron contra sus adversarios cuando tenían el control de la estructura del partido.

 

Lo que hoy vuelve a unir a dos figuras antagónicas, que se expresan públicamente desconfianza, que constantemente se repudian en los medios de comunicación y que nada tienen en común, es la afinidad de un enemigo. Manuel y Marisela saben que el adversario a vencer es Amado Orihuela y entienden que sólo juntos van a poder detenerlo. Más aún: a pesar de las notorias diferencias que se expresan, Manuel y Marisela saben que sería peor para todos dejar pasar a Amado y a su gente. Ellos al menos, dicen, son priístas.

 

Un elemento que apresuró la reunión entre estos dos personajes fue el aparente acuerdo que habrían alcanzado hace algunos días el dirigente del PRI Amado Orihuela, el diputado federal Francisco Moreno y un medio de comunicación que destila odio contra el alcalde. La suma de Amado y Paco podría ser interesante por el complemento de condiciones que tienen ambos personajes: Amado Orihuela tiene estructura y Paco Moreno tiene relaciones políticas en México. Es la suma de fuerzas para vencer a Manuel, pero sin Marisela.

 

En este contexto la suma de Marisela y Manuel parecería intentar cerrar filas a un acuerdo que les dejase fuera a ambos de toda posibilidad en el 2012 a partir de la manipulación de los órganos de dirección del PRI en Morelos. Lo que Manuel y Marisela querrían es equilibrar las fuerzas y sobre todo, llevar la decisión a un punto en donde ellos pueden tener mejores condiciones para competir y ganar. Si el camino queda libre a Amado, ninguno de ellos tendrá un espacio.

 

Hablando de votos las dos fuerzas más consolidadas del PRI las representa Manuel Martínez y Marisela Sánchez, aunque con el control del partido Amado Orihuela ha ido consolidando una estructura que comienza a opacar la fuerza de Marisela. Sí no hubiera acuerdos, la lucha en el PRI se daría entre Manuel y Amado, pero en cualquier caso la división de estos grupos puede ser el punto de quiebre del proyecto tricolor en Morelos.

 

Lo que Marisela y Manuel intentarían hacer, además de equilibrar fuerzas, es presionar para que haya acuerdo político entre todos. A quien más conviene este escenario es a Marisela Sánchez porque notoriamente se ha convertido en tercera fuerza dentro del PRI y su presencia ha ido decayendo paulatinamente desde que dejó de tener un espacio formal de operación. Del lado de Amado a quien más beneficiaría un acuerdo similar es al diputado federal, porque no tiene estructura ni base para ir a una campaña. A Manuel sin duda le ayuda porque a pesar de puntear en las encuestas no tiene la candidatura en la bolsa.

 

Marisela y Manuel tienen reservas mutuas y no confían uno en el otro, pero saben que se necesitan. En reiteradas ocasiones han intentado pactar, han tenido acuerdos temporales y al final se han peleado. Esta ocasión no será diferente

 

El esfuerzo de todos los aspirantes tricolores debe apuntar a la suma de voluntades. Independientemente de quien resulte ser electo candidato es obvio que por separado los priístas van a perder la elección. Puede ser que Manuel o Amado pacten en lo individual, pero es indispensable que ambos grupos alcancen un acuerdo para ir a la elección constitucional.

 

Frente a frente la suma de Marisela con Manuel luce mucho más sólida que la de Amado y Paco, pero aún así es impensable que sin unidad los priístas venzan a sus rivales. Los acuerdos que buscan los grupos tricolores tienen que ver con la candidatura al gobierno de Morelos, pero incluyen las dos posiciones al senado y varias alcaldías.

 

Lo que una vez más están perdiendo de vista los priístas es la necesidad de alcanzar acuerdos institucionales que superen las ambiciones individuales. En el pecado llevarán la penitencia.

 

 

posdata

En un eventual acuerdo entre Manuel Martínez y Marisela Sánchez el damnificado político va a ser Omar Guerra. El diputado aspira a gobernar la capital y entiende que para alcanzar ese objetivo requiere del apoyo político de Amado Orihuela, pero también sabe que necesita del respaldo estructural de Manuel Martínez. Omar podría ser, con el apoyo de la dirigencia, el candidato del PRI en Cuernavaca, pero sin el respaldo de la gente de Manuel no ganaría la elección. Omar intentaba ser un punto de encuentro entre Amado y Manuel y actuaba como bisagra en esta historia… hasta que apareció Marisela. Recordemos que la carrera política de Omar Guerra comenzó al lado de Marisela Sánchez (en algún momento, tras dejar la conducción en Televisa, fue colaborador de Guillermo del Valle en su aburridísimo monólogo televisivo) Omar obtuvo la postulación al cuarto distrito local por la presión que en ese momento ejerció del Valle y el financiamiento que le dio desde la dirigencia. Luego vinieron los desencuentros y los odios: Omar Guerra se apartó del grupo de Marisela y estos afirman que hubo una traición imperdonable; la historia es pública. Regresemos al encuentro de Manuel y Marisela: si estos dos personajes se unen y pelean espacios políticos, Cuernavaca entrará a la mesa de negociación y Marisela Sánchez va a vetar a Omar Guerra. Si en la búsqueda de acuerdos Marisela y Manuel presionan a Amado, el dirigente tricolor peleará espacios, luchará el suyo y cederá a capital. Omar Guerra pudo ser en algún momento una pieza clave en la construcción de la unidad en el PRI y en un acuerdo entre los grupos de Manuel y Amado, pero no lo hizo. Hoy que se están reacomodando las fuerzas y se advierte la posibilidad de una unidad entre Manuel y Marisela, Omar Guerra podría ser un damnificado político al quedar relegado en la contienda por la capital y de todos los demás espacios. El problema de Omar Guerra es (en este y otros muchos temas) el exceso de confianza con que actúa y la soberbia como se mueve. Hacer política no es igual a conducir un noticiero. Su carrera política, si se descuida, puede terminar con la legislatura.

 

 

nota

En política, decía Jesús Reyes Heroles, la forma es fondo. Lo que sucedió hace unos días entre el alcalde Manuel Martínez y el gobernador Marco Adame va más allá del retraso. El edil de Cuernavaca hizo esperar 45 minutos en un lugar público al jefe del ejecutivo estatal en una cita previamente pactada y confirmada. La excusa que dio la gente de Cuernavaca fue absurda y sin mayor ánimo de justificar al munícipe: “tiene una agenda muy apretada” (¿Y el gobernador no?). Marco Adame no dijo nada, simplemente llegó, esperó, espero y esperó hasta que el alcalde tuvo a bien concederle una hora de su tiempo. Unos días más tarde Manuel Martínez tuvo otra reunión pública; ahora fue con Marisela Sánchez Cortés. Ahí el presidente municipal llegó puntual y guardo una compostura que no tuvo en el encuentro con Marco Adame. Estuvo en el lugar todo el tiempo que quiso la ex dirigente y mostró un absoluto respeto a lo que dijo la dama. ¿Cuál es el mensaje? ¿Qué debemos entender de este tipo de acciones? ¿Cuáles son las prioridades el ejecutivo municipal? Lo que se ve, no se juzga. Cuando la prudencia rebasa ciertos límites, la P se vuelve altisonante.

 

 

post it

La conclusión de la obra del distribuidor vial Emiliano Zapata de Buena Vista va a dar un fuerte impulso al proyecto político del alcalde capitalino. Lo mismo que la terminación de las diferentes obras de su gobierno, esta construcción ayudará a su imagen y le ayudará en su camino por la gubernatura. Desde el primer momento fue claro que la agenda de obras del gobierno municipal se regía por un calendario político. Más claro: desde que se comenzó el desarrollo de estas acciones los estrategas del municipio valoraron el desgaste que acarrearía el cierre de calles y avenidas, pero también las retribuciones que habría una vez que se entregaran. La lógica era una: que el desgaste ocurriese mucho tiempo antes de las elecciones y que las obras se inauguraran en la víspera de que los partidos comenzaran los procesos de selección de candidatos. La meta del presidente municipal con este tipo de acciones es obvia: en lugar (o a la par) de promocionar su figura en medios de comunicación con pretextos diversos (informes, día de las madres, cumpleaños…), lo que hace el presidente municipal de Cuernavaca es fortalecer su figura con acciones de gobierno que llaman la atención y reciben el aplauso popular. Así sucederá con el distribuidor vial a pesar de las trabas y críticas permanentes que recibió de parte de algunos panistas (un delegado federal, incluso, dijo que esa obra era un problema de seguridad nacional y sugirió demolerla); lo mismo ocurre con los jardines y las fuentes, con la avenida Morelos, con los parques y con la iluminación de la ciudad. Lo que está haciendo Manuel Martínez (y no hacen otras autoridades) es catapultarse a partir de sus acciones de gobierno y en algunos casos, hasta aprovechar las obras de otras administraciones para caravanear con sombrero ajeno (ahí está el Centro Histórico). Lo que tendrá Manuel Martínez como resultado de estas acciones es un panorama mucho más atractivo para buscar la candidatura y para contender por la gubernatura. Al final del día, pese a lo que se diga sobre los tecnicismos de las obras y acciones municipales, lo que el ciudadano tiene a la vista son algunos resultados que contrastan con el gobierno catatónico de Jesús Giles. Del gobierno estatal y la familia no hablamos… hasta el 2012.

 

 

redes sociales

Comentario en Twitter: “Dime quién (y cuantos te siguen) y te diré quien eres”

 

 

Comentarios para una columna sin alianzas: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Twitter: @eolopacheco Facebook: Eolo Pacheco

Serpientes y escaleras  /  Manuel y Marisela
Comentarios (0)
Porque nos importa mucho tu opinión deja tu comentario (sólo usuarios registrados pueden dejar sus comentarios)
 

Nuestro Morelos en Imagenes

Comparte esta nota en facebook

© 2014 El regional del sur. Derechos reservados. Aviso legal | Marcas registradas | Privacidad